viernes, 30 de octubre de 2009

Amamantar y trabajar: un desafío que vale la pena



Sabemos que no es fácil para las mamás volver al trabajo, dejar a nuestros bebes por varias horas, no sólo nos preocupa cómo estarán lejos de nosotras sino que nos inquieta el tema de la alimentación. Dejar de dar de mamar no es la idea, por el contrario, sabemos los beneficios para nuestro bebe de seguir recibiendo leche materna hasta por lo menos los 6 meses de vida, pero no todas las mamás trabajan cerca o en su casa, o tienen la libertad horaria para ir a dar el pecho cada 3 horas, como sería lo ideal.
Cuando la madre no puede estar a cargo de todas las mamadas que requiere su bebé, especialmente cuando retorna a sus tareas laborales, es necesario organizarse para mantener la lactancia materna y retrasar el empleo de fórmulas maternizadas. Para esto existen diversas técnicas para la extracción de la leche, desde la técnica manual hasta el uso de aparatos de diversas formas y tamaños, manuales, eléctricos y a batería. Debes acostumbrarte a uno en particular, y te resultará mucho más sencillo. Luego de extraer tu leche será de vital importancia mantenerla correctamente conservada para evitar que se contamine con bacterias, perjudiciales para el bebé.
Para mantener intactas las características nutritivas de la leche materna, debes conocer especialmente los cuidados para su almacenamiento.
Los recipientes de almacenaje deben ser de vidrio o de plástico y deben estar estériles.
Los frascos plásticos para análisis son una buena alternativa. También existen en las farmacias unas bolsitas de nylon pensadas con este fin que son ideales pues al momento de descongelar, se hace muy rápida y sencilla la tarea, simplemente se coloca en un vaso con agua tibia. Es muy importante etiquetar cada recipiente con la fecha de almacenamiento para siempre usar primero aquella leche que tiene más tiempo de extraída.
Por cuánto tiempo se puede conservar la leche es una pregunta que nos hacemos todas las mamás al momento de comenzar con nuestra reserva.
Va a depender de la temperatura del lugar en donde se almacenará. Estas son las diferentes opciones:

• A temperatura ambiente
Si se deja a temperatura ambiente (no más de 25 grados centígrados) se puede guardar por 4 horas.
• En conservadora de frío
En una conservadora de frío con hielo (tipo playera) por 24 hs.
• En la heladera
En la heladera con una temperatura de 4 grados centígrados por 3 días.
• En el congelador
Dentro de la hielera, se puede guardar por 2 semanas.
• En el congelador con puerta independiente
En heladeras con congelador con puerta independiente y dentro del mismo, puede almacenarse hasta por 3 meses.
• En el freezer
En freezer, con una temperatura inferior a -19 grados centígrados se puede almacenarse hasta los 6 meses.
Para darles a nuestros bebes la leche que tenemos almacenada, se puede descongelar y calentar simultáneamente bajo el chorro de agua tibia de la canilla. Nunca permitas la ebullición como tampoco uses el microondas para este proceso.
La leche que se descongela puede quedar separada en dos capas, suero y nata. Sólo debes agitarla un poco para homogeneizarla.
Siempre debes desechar la leche que queda en el biberón y no fue consumida por tu bebé.
Todas estas medidas te permitirán mantener la lactancia materna por más tiempo del que podrías por tus actividades. No hay inconvenientes en combinar algunas mamaderas con leche materna y otras con fórmula y aún más si es posible, amamantar al bebé por la mañana y la noche para conservar ese momento tan especial de vínculo entre madre e hijo.



Fuentes: http://www.babysitio.com/bebe/lactancia_conservacion.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada